Paix, la ciudad utópica | Contenido Original

Hace unos 35 años más o menos, la humanidad se vió envuelta en una guerra a sangre fría que la llevó casi al borde de la extinción, pero una ciudad pudo prevalecer a pesar de todo el caos y la desidia; dicha ciudad se conoce como Paix, y hoy en día es muy famosa por el hecho de albergar personas que tienen una mentalidad pacifista casi al extremo, porque a nivel cultural, cada generación ha sido instruída para no ser violentos.

Al menos esa es lo que dicen los rumores, pero nadie se ha atrevido entrar en la ciudad porque esta realmente no es tan accesible para las personas motivada a los hechos anteriormente mencionados; a pesar de ser muy pacíficos, son muy maliciosos y según las historias, su líder, Ginna Marcell, es una persona que no es muy abierta con las personas, sin embargo, una vez, un explorador se topó con la entrada de la ciudad y al salir de ella, decidió contar todo lo que conoció.

javardh-FL6rma2jePU-unsplash.jpg
Photo by Javardh on Unsplash

«No sé en qué región particular del mundo me encuentro, hoy es 25 de Enero del año 2062, me perdí en una exploración que quise realizar por Europa y vine a topar a una ciudad muy extraña que se encuentra detrás de una pared de árboles altísimos, todo el mundo me mira como un extraño pero no tienen caras de alerta, sino más bien como de análisis, creo que están a la espera de lo que vaya a hacer en cualquier momento.»

«Una chica que se hace llamar Ginna Marcell me ha dado la bienvenida a la ciudad y me ha ofrecido un lugar donde descansar de mi travesía, parecía bastante agradable pero sus ojos eran bastante amenazantes, así que intentaré averiguar un poco más sobre esta extraña ciudad, intentaré ser cauteloso porque no sé qué pueda depararme el estar mucho tiempo en este lugar.»

shane-rounce-DNkoNXQti3c-unsplash.jpg
Photo by Shane Rounce on Unsplash

El explorador nos relata que en esa ciudad las personas eran muy unidas y eran muy apegados a la comunidad y a la naturaleza, todos trabajaban casi como una misma persona y básicamente no tenían conflictos por casi nada, pues, durante su estadía pudo notar que realmente las personas compartían mucho, hacían deporte, realizaban trabajos artísticos y todo en completa y perfecta armonía.

Por supuesto, le llamaba demasiado la atención este hecho y por supuesto, tuvo que darse la tarea de hablar con Ginna Marcell para poder entender el porqué de todas estas cosas particulares, pues el explorador pensaba que un lugar así no podía existir de forma lógica luego de que hubo un conflicto bélico tan difícil de digerir para el mundo entero, parecía completamente utópico, así que decidió ir a tener una charla con ella para poder entender ese paradigma tan extraño pero hermoso.

charles-deluvio-rRWiVQzLm7k-unsplash.jpg
Photo by Charles Deluvio on Unsplash

«Decidí tener una charla con Ginna Marcell porque necesitaba entender realmente como es posible que tengan este nivel de organización y cultura luego de unos sucesos que tendrían un impacto totalmente inverso al que cualquier podría esperar, así que les dejaré por acá todo lo que conversé con ella ese día; me llevó a una oficina bastante bonita que estaba en el centro de la ciudad, ahí me esperaron con mucha comida y con un confort impecable para ser un completo desconocido, como si ya estuviera preparada para esa reunión desde hace tiempo.»

«— Saludos, Ginna, me siento muy feliz y extrañado a la vez del hecho de que me aceptaras tan fácilmente el hecho de tener una pequeña reunión de este tipo contigo, imagino que no tienen muchos visistantes.

— Tienes toda la razón, extranjero, de hecho, antes de comenzar, me gustaría saber tu nombre y de donde provienes.

— Mi nombre es Gerardo Giampinelli, soy un campista proveniente de Latino América pero con familia Italiana, por eso terminé abarcándome en una travesía por esta parte del mundo, por si querías saber eso.

— Agradecida por tu sinceridad, muy bien, ahora sabiendo esto Gerardo, por favor procede con tus preguntas, ¿qué deseas saber sobre Paix?

— Me intriga mucho el hecho de que acá todos son muy tranquilos, no he visto un solo conflicto desde que llegué y siento que eso es algo extraño por el contexto en el que nos encontramos hoy en día, pues todavía la humanidad está herida por la guerra civil que hubo hace 35 años, entonces ¿cómo han mantenido la armonía en este lugar?»

— 35 años es mucho tiempo, Gerardo, suficiente como para trabajar la mentalidad de una población y acostumbrarlos a vivir de una forma particular, ¿no crees? Ahora, la clave de Paix es algo que yo denomino «el desarme a cabalidad» donde no solo somos una ciudad que no posee armamento alguno a nivel físico, sino tampoco a nivel mental.

— ¿A qué te refieres con este hecho? ¿De verdad no tienen ningún tipo de manera de defenderse ante amenazas inminentes?

— La guerra dejó muchas familias a la deriva y trajo consigo demasiado dolor y realmente no fui la pionera de esto, mi señora madre fue la primera persona que luchó por la liberación del caos y de la desidia de nuestra ciudad, me inculcó esos valores y acá estoy repitiendo las enseñanzas que me trajo mi madre y acá estamos, funcionando con base en esos principios.

— Increíble, pero siento que tus ojos esconden una malicia muy extraña que realmente no me hacen sentir tan cómodo como debería, o sea, predicas la paz y la armonía, pero tus ojos piensan diferente, ¿hay alguna razón?

— Es simple, Gerardo, la verdadera manera de ser pacifista radica en el hecho de saber que la violencia existe y no suprimirla, sino mitigarla, minimizarla; no hay manera de caminar en la paz sin conocer la violencia que llevamos todos por dentro.

— ¿Es decir que las personas acá sí son capaces de ser violentas?

— Es correcto, ante una amenaza inminente, tendremos que responder, la cosa es que no hemos perdido tiempo tratando de desarrollar armamentos sino que más bien hemos buscado maneras de enfocarnos más en la educación para que las personas obtengan herramientas de diálogo que puedan llevar a llegar a acuerdos que no ameriten el hecho de ser violentos.»

daniel-j-schwarz-h5wtGZMMCNE-unsplash.jpg
Photo by Daniel J. Schwarz on Unsplash

Ese día Gerardo entendió muchas cosas sobre la vida y por eso decidió escribir un libro conocido como «Paix, la ciudad utópica» donde él relata toda su travesía con detalles; dicha obra ganó muchísimos premios por el hecho de tomarse el tiempo de relatar este nuevo paradigma que la humanidad debería tomar en pro de evitar la extinción inminente, lamentablemente dicho autor fue apresado en su país por cargos de instigación y provocación a las naciones, ya que muchas personas piensan que esa travesía nunca existió y él solo trató de hacer cambiar el punto de vista del mundo a través de su obra.

Si la obra es real o no, realmente siento que no tiene mucha importancia, yo creo que el mundo sí puede alcanzar la paz a través de la mente, porque ahí ocurren las guerras antes de materializarse en físico en el mundo, ese fue un gran primer paso y por eso quise honrar la memoria de Gerardo Giampanelli en esta historia, porque tal vez seas tú o sea yo quién consiga cambiar su vida a través de una expedición hacia la mítica y utópica ciudad de Paix, la paz debe prevalecer.

christin-hume-k2Kcwkandwg-unsplash.jpg
Photo by Christin Hume on Unsplash

Esta publicación fue realizada para conmemorar la Semana del Desarme, la cuál se conmemora del 24 al 30 de Octubre a través de un decreto realizado por la Organización de las Naciones Unidas como una semana para reflexionar sobre el conflicto bélico mundial y el desarrollo de herramientas para el desarme de las naciones para evitar así futuros problemas armamentistas que sean de impacto altamente negativo para la sociedad como la conocemos.


Escrito y diagramado: @ilazramusic

Edición: @fermionico


Pie de página Cervantes.png

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *